Infoca Formación

Poda de Palmeras

Poda de Palmeras
Infoca

Infoca

5 febrero, 2015

Uno de los paisajes más típicos de nuestras costas son esos paseos rodeados de palmeras imponentes de gran belleza. Pero ¿Las palmeras está así por si solas? Detrás de cada palmera hay  una persona que lleva su mantenimiento, que sube hasta su copa, desafiando a la gravedad, para podarlas con gran maestría. Es un trabajo muy arriesgado, que a continuación vamos describir.

Las palmeras tienen un sistema de regulación por el cual generan nuevas hojas en la parte alta de su copa a medida que las hojas viejas se van secando en la zona más baja de la copa.

En los climas fríos, estas hojas secas cubriendo el tronco de la palmera resultan una buena protección para el frío, pero salvo en estas excepciones, es importante podar las palmeras para conseguir que se mantengan bonitas, sanas y limpias. Además, con la poda evitaremos el riego que supone la caída de hojas secas a gran altura.

Las palmeras necesitan ser podadas cuando vemos que acumulan un gran número de hojas secas, y dependiendo de la especie y tamaño de la palmera. La poda de una palmera debe realizarse en épocas con temperaturas templadas, principalmente primavera u otoño. Se deben evitar siempre temperaturas por encima de los 20ºC que puedan favorecer el ataque de picudo rojo.

Lo que debes hacer:

Elimina las hojas secas; nunca hojas verdes, aunque estén algo deterioradas. Es falsa esa idea de que cuantas más hojas se quiten, la planta se “estirará” más. Todo lo contrario, supone una reducción de su capacidad de fabricar nutrientes y el crecimiento será menor, tanto en altura como en grosor de tronco o estípite, que quedará más estrecho.

En el caso de tener que cortar hojas verdes, se elimina una sola corona de hojas. Esto se hace a veces para alargar el tiempo en volver a podar, pero no es lo adecuado.

Las hojas verdes sólo se deben eliminar en casos excepcionales:

  • Después de un trasplante para reducir la transpiración.
  • Cuando haya perdido una parte importante de sus raíces. Por ejemplo, con la apertura de una zanja.

Suprime, si las hubiera, hojas enfermas atacadas por hongos para evitar que se propaguen las esporas a hojas sanas.

Los racimos de frutos suelen ser decorativos y unas veces se cortan y otras no, según gustos. Hay que tener en cuenta dos cosas respecto a los frutos:

  • Consume energía de la planta. Si los eliminas crecerá un poco más ese año puesto que toda su energía (agua y nutrientes) se concentrará en las hojas.
  • Algunas especies, como Syagrus romanzoffiana, los tira al suelo y es molesto en un sitio de paso.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=wcohTEOFdvw[/youtube]

Dos consejos de seguridad

  1. Siempre debe haber otra persona con el podador por si le ocurriera un accidente: bajadas de tensión y pérdida de la consciencia, cortes, pinchazos, lesiones musculares, daños oculares, etc.
  2. Antes de subir hay que inspeccionar el tronco o estípite golpeándolo con una maza de madera para descubrir oquedades, pudriciones, grietas que pudieran afectar el equilibrio del ejemplar una vez arriba. La inspección se va efectuando a medida que se asciende, en espiral.

Si quieres saber más sobre la poda de palmeras puede informarte de nuestro próximo curso que impartimos en Marbella. (Ver información del curso)

¿Te resultó útil este contenido?

Haz clic en una estrella para puntuar

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

También te recomendamos:

certificado Legionella

Saca partido a la formación online

Cuando pensamos en un curso online habitualmente lo hacemos en términos de comodidad y flexibilidad, es decir, la libertad de horarios y la ausencia de desplazamientos suelen

Leer Más >>
formacion bonificada

El Picudo Rojo

La plaga del picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus), se ha convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza para los podadores de palmeras. El Picudo rojo, Rhynchophorus ferrugineus,

Leer Más >>